inside-las-14-malas-practicas-mas-comunes-y-recurrentes-en-twitter.jpg

Las 14 malas prácticas más comunes y recurrentes en Twitter


ONCE MINUTOS DE LECTURA ·· NIVEL BÁSICO
30 DE JUNIO DE 2017

Presentamos un resumen con las practicas más odiosas de las empresas en Twitter. Catorce comportamientos que se deben evitar.

¿Cuántas veces nos hemos quejado por el comportamiento de otros usuarios en Twitter y al revisar nuestras publicaciones nos hemos dado cuenta de que nosotros también hacemos lo que tanto criticamos? Esto es más común de lo que se cree. Es muy frecuente que los negocios se dejen llevar y conviertan en costumbre, influenciados por el entorno, algunos comportamientos calificados como reprochables por la mayoría. Si lo hace otro y yo me lo aguanto, ¿por qué no lo podemos hacer nosotros?, ¿por qué no lo aguantarían nuestros seguidores? Esas dos preguntas, que se responden de forma impulsiva y sin reflexión, terminan siendo las que avalan ese tipo de comportamientos.

«Twitter creó un mundo digital en tiempo real».

Pero el error no tiene importancia cuando lo que se administra es un perfil personal sin objetivos ni indicadores, porque finalmente lo que se construye en esas cuentas es un canal sin regulación, a través del cual el dueño de la presencia expresa opiniones o comparte contenidos sin un norte definido. Sin embargo, cuando el perfil es de un negocio las cosas son diferentes, porque en estas cuentas sí se persiguen resultados y los propietarios del perfil necesitan acercarse y generar empatía con una audiencia.

¿Cuáles son esos 14 errores recurrentes que cometen las organizaciones en Twitter?

Existen diferentes tipos de errores en Twitter. Muchos se producen durante la creación y distribución del contenido, otros por la mala gestión de la presencia y algunos más por una mala planificación. A continuación presentamos los catorce más comunes:

1. Abusar de las menciones

Esta es, quizá, la más frecuente de las malas practicas. Son muchos los usuarios que, para ganar la atención de una gran audiencia, citan o etiquetan a otros perfiles de una forma indiscriminada. Quienes promueven y defienden esta comportamiento lo hacen con alguno de los siguientes tres argumentos, que a nuestro juicio son insuficientes: (1) etiquetando y mencionando garantizo que los interesados lean un mensaje particular en medio de la contaminación informativa de Twitter, (2) gracias a esta táctica puedo lograr que un perfil de gran influencia me lea o (3) haciéndolo puedo conseguir muchos retuits. Tres argumentos muy reprochables.

Si la mejor de nuestras tácticas para garantizar que un mensajes se lea es mencionando a otros usuarios, si creemos que la forma más exitosa de atraer la atención de algunos perfiles importantes y de alta influencia hacia nuestras publicaciones es citándolos o si consideramos que el camino más eficiente para lograr un retuit es etiquetando a diestra y siniestra es porque definitivamente algo no está funcionando bien en nuestra generación de contenidos.

En las redes sociales, y particularmente en Twitter, se sobresale con contenido, no con menciones. Hacerlo una vez puede ser aceptable, pero si todas las publicaciones son de este tipo, créanos que está perdiendo su tiempo y se está ganando la antipatía de muchos. Porque mencionando o etiquetando se puede conseguir una visibilidad volátil, pero después el buen contenido será la única arma para retener esa visibilidad y relevancia.

2. No tener una frecuencia constante de publicación

La mayoría de las compañías que desarrollan una presencia activa en Twitter cometen este error, por exceso o deficit. Establecer una frecuencia de publicación le evita a las negocios saturar a sus seguidores y le ayuda a controlar los periodos de ausencia. Es bastante común toparse con cuentas que creen que mientras más publiquen más se destacan, también es normal encontrarse con las que hacen una seguidilla extensa de tuits en un momento para luego desaparecer de la línea de tiempo en el resto del día o de la semana; dos comportamientos erróneos. Porque lo que se necesita para triunfar en Twitter es consistencia en la frecuencia. El secreto de Twitter no es dar mucho o poco contenido sino dar mejor contenido, más relevante, oportuno y entretenido.

3. El follow back, seguir para que te sigan

Acumular seguidores no puede ser el objetivo o el norte de una actividad empresarial en Twitter. El tamaño de la audiencia no determina qué tan importante o influyente se es. El número de followers es una cifra que habla del alcance potencial, pero que dice poco del grado de involucramiento de la audiencia, que en definitiva es el objetivo máximo. ¿De qué le sirve tener una gran cantidad de seguidores si ninguno de ellos le presta la suficiente atención como para generar una conversación o para que consuma un producto o servicio? De nada, absolutamente nada. Es por esto que el follow back no debería tenerse en cuenta. Una acción que lo único que persigue es inflar una cifra, que no significa ni aporta nada, debería evitarse.

4. Excederse con las etiquetas

¿#Existe #Algo #Mas #Aburridor #Que #Una #Publicación #Repleta #De #Etiquetas #Sin #Sentido? No, no hay nada más cansón. Las etiquetas son un sistema diseñado para la clasificación de información, que permite a las personas seguir corrientes de contenido. Las etiquetas no son adornos para embellecer un tuit.

Sí, con algunas etiquetas se puede lograr visibilidad, pero solo en los momentos de alta exposición de dicha etiqueta. Es decir, que la etiqueta X sea hoy una tendencia que está atrayendo mucha visibilidad no significa que mañana también estará en ese nivel; por ende, no vale la pena seguirla usando en el futuro. Seleccionar las etiquetas de una publicación es una tarea importante, que para hacerla bien requiere cerebro. Quédese con aquellas que sean relevantes para el mensaje, que le aporten valor y que le den el contexto correcto a los lectores que no lo conozcan a usted y se topen con la publicación.

5. Ignorar los temas del momento

¿Para dónde se va diariamente la atención en Twitter? Muy fácil, para dónde vaya la mayor cantidad de personas. Los temas del momento son el pulso de las conversaciones, el termómetro que mide dónde están invirtiendo la atención los usuarios; por lo tanto, ignorarlos significa alejarse de la visibilidad en la plataforma. Obviamente no se encontrarán oportunidades diarias en ellos, pero si nunca los revisa se podría estar perdiendo la posibilidad de destacarse. Cuando se está atento a los temas del momento se podrán encontrar coyunturas relevantes, coherentes y aportantes para la actividad de una organización. No desaproveche esta posibilidad por desconocimiento o desatención.

6. Abusar de los retuit

«Para triunfar en Twitter es esencial asumir y cumplir los compromisos de generación de contenido».

La tarea más importante en las redes sociales es la generación o curación de contenidos, porque es la actividad que mayor influencia tiene sobre los resultados. Es imposible destacarse en Twitter —o cualquier red social— sin un contenido original y creativo. Hacemos énfasis en esto porque hay muchos perfiles en Twitter que creen que a punta de retuit pueden alcanzar los objetivos, pero no. La curación de buenos contenidos es un excelente complemento, pero no puede ser la única fuente de información para sus seguidores, porque sus esfuerzos de comunicación se reducirán y estarán condicionados por lo que otros publican.

7. Centrarse en lo comercial

Algunas compañías han encontrado en Twitter un buen canal para lanzar promociones de último minuto, y se aprovechan de este beneficio creando un perfil —diferente al que usan para conversar con la audiencia— en el que solo envían ofertas. Para este caso específico, centrarse en lo comercial no es un error. Porque quienes siguen la cuenta tienen su finalidad clara desde el arranque. Ahora, los negocios que se apropian de las plataformas sociales para establecer relaciones sólidas con una audiencia no pueden orientar todo su accionar hacia lo comercial. Los perfiles que giran entorno a la información comercial terminan fatigando a sus seguidores. Ademas, la variedad y equilibrio de contenidos hace que los contenidos comerciales sobresalgan y sean más eficientes.

8. Descuidar la ortografía

Un simple error ortográfico podría destruir su reputación. Esta alarmante afirmación más que una amenaza es una invitación a diseñar protocolos internos de revisión, para evitar que se escape un error ortográfico. Sí, claro que aún cuando se diseñe un protocolo se puede cometer el error, pero es menos probable. Descuidar la ortografía lo hará más vulnerable a una crisis reputacional. Ahora, cuando se cometa el error, porque todos cometemos errores ortográficos, se debe reconocer, corregir y reaccionar con humildad y, ojalá, con algo de humor. La intolerancia de la audiencia en Twitter con la ortografía es creciente, es por esto que se debe cuidar lo que se dice y cómo se dice.

9. Enviar mensajes directos automatizados

¿Usted cree que enviar un mensaje directo del tipo «Gracias por seguirnos, te invitamos a que visites nuestra tienda y a que te suscribas a nuestro boletín electrónico» a cada nuevo seguidor le aporta algo a su actividad en Twitter? Nosotros creemos que no. Consideramos que este tipo de prácticas resultan molestas e invasivas. Aceptamos que agradecer es un noble gesto, pero este tipo de reconocimientos terminan siendo poco creíbles porque se nota automatizado, poco humano.

10. Retuitear cada elogio

¿Hiciste algo sobresaliente? Muy bien, felicitaciones. Es una buena idea compartir el logro con los que te siguen. Pero retuitear cuanta felicitación o aplauso te llegue es egocéntrico. No queremos decir que eventualmente sea mala idea retuitear un elogio, para nada. En lo que queremos ahondar es en el hecho de que llenar constantemente la línea de tiempo de los seguidores con un autoensalzamiento, tarde o temprano, traerá más problemas que beneficios. Darle visibilidad a lo positivo es tan importante como enfrentar lo negativo cuando se gestiona la reputación online de una empresa, pero es necesario ser sensato y equilibrado para no caer en la trampa del excesivo autobombo.

11. Agradecer públicamente a los nuevos seguidores, menciones y retuits

Algo semejante a lo que acabamos de describir ocurre cuando nos vamos al extremo zalamero. Es realmente molesto para los seguidores cuando una cuenta agradece públicamente cada nuevo seguidor, mención o retuit con mensajes del tipo «Queremos darle la bienvenida a esta línea de tiempo a nuestros nuevos seguidores X, Y y Z» o «Muchas gracias a X, Y y Z por el retuit». ¿Qué le aporta este mensaje a los otros seguidores? Absolutamente nada, y antes que aportar termina pareciendo algo insulso. Si quiere agradecer a cada nuevo seguidor, mención o retuit hágalo, es una buena idea, pero hágalo bien, respóndale un tuit directamente o envíele un mensaje directo no automatizado.

12. Pedir retuit

Aceptamos que en este comportamiento podemos disctutir un rato. Pedir un retuit en algunos casos es aceptable y hasta obligatorio. Por ejemplo, para promover causas comunes, iniciativas de impacto social, obras de beneficencia, mensajes de ayuda, etc. El error es pedir los retuit constantemente, para cualquier tipo de publicación. El retuit es algo que se logra, no algo que se pide. Cuando el contenido es bueno, los retuits llegan. Cuando la causa es honesta y constructiva, los retuits llegan. Trabaje por los retuit, gáneselos, deje de pedir ayuda a su audiencia para mejorar su alcance.

13. Plagiar un tuit

Este error es obvio, pero no lo podíamos dejar por fuera del listado. Apropiarse de un contenido ajeno puede ser muy peligroso para una organización, y podría traerle una afectación severa a su reputación. Hacer un retuit, cuando encontramos un contenido ingenioso o de alto interes para nuestra audiencia, es más simple y constructivo y menos riesgoso para el futuro que tomar ese contenido y plagiarlo. Ahora, si se siente incomodo con dar un retuit, también puede tomar el contenido y citar la fuente. Cualquiera de las dos acciones es válida.

14. No responder a las interacciones

Bueno, esto más que un error es una muestra enorme de antipatía y desinterés. La finalidad de una presencia en redes sociales es interactuar, conversar y acercarse a la audiencia; ignorar las interacciones va en completa contravía con esos objetivos.


Tags: social media redes sociales social media marketing community manager community management contenido digital marketing de contenidos twitter reputación online gestión de reputación

Contacto

Móvil: (310) 824 6913
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.
Medellín, Colombia.