inside-por-que-estamos-perdiendo-seguidores-en-twitter.jpg

¿Por qué estamos perdiendo seguidores en Twitter?


OCHO MINUTOS DE LECTURA ·· NIVEL BÁSICO
31 DE AGOSTO DE 2016

Conozca las principales causas y razones que motivan a los seguidores de una cuenta de Twitter a oprimir el botón «dejar de seguir».

Seguir o dejar de seguir es un acto enteramente subjetivo, motivado por razones o emociones personales. Seguir o dejar de seguir es algo que se juzga a diario, es una especie de voto de confianza que se renueva constantemente o que se cancela sin previo aviso. ¿Por qué seguimos una cuenta? Porque amigos y entorno la siguen, porque hizo una publicación destacada y sobresaliente, porque compartimos la mayoría de las opiniones o por cualquier otra cosa, racional o emocional. Seguir, en pocas palabras, es el reconocimiento a un esfuerzo de contenido e interacción y dejar de seguir, por su parte, es un castigo pensado y deliberado, con justificaciones claras o confusas.

Sin embargo, caer en seguidores no es siempre una mala noticia. Recordemos que, para una estrategia de redes sociales, el objetivo nunca será acumular un gran número de seguidores; por el contrario, lo que se busca es la construcción de una comunidad sólida e interconectada. Es decir que, caer en seguidores puede ser visto como una depuración orgánica y natural de la audiencia, porque lo que se necesita no es tener mil seguidores sino mil seguidores comprometidos e involucrados con la comunidad. Con esto queremos recalcar que es perfectamente posible que una cuenta de Twitter se sienta cómoda con el abandono de algunos de sus seguidores, sobretodo aquellos que aportaban poco o que ejercían fricción.

Los 10 errores de gestión que causan una perdida de seguidores en Twitter

«El mayor error de las empresas en Twitter es pensar que se trata de un canal para enviar información».
Tom O'Reilly

Ahora bien, en esta publicación pasaremos por alto ese posible y positivo escenario de selección natural y nos concentraremos en la situación problemática de perdida de seguidores por errores de gestión. A continuación, recalcamos diez de esos errores que se comenten y que generan una caída no orgánica:

1. Pobre o excesiva publicación

Las cuentas que se estacionan en los extremos son altamente susceptibles al temprano abandono por parte de la audiencia. Si un perfil publica cada diez días o solo aparece en la línea de tiempo cuando sucede un evento específico está enviando —consciente o inconscientemente— el mensaje que Twitter solo le interesa para transmitir información, que solo le sirve para comunicar lo que tiene que decir y que no le interesa crear o pertenecer a una comunidad. Lo crucial para alimentar la presencia en las redes sociales es la conversación, la colaboración y el acercamiento con la audiencia, y estos tres pilares solo se consiguen estando presente. Asumir el rol de locutor —es decir, ese en el que solo nos interesamos por lo que queremos decir y nunca por escuchar— no deja una buena impresión y, de inmediato, motiva una deserción de seguidores.

2. Poco valor aportado a la comunidad

Una de las razones, quizás la más poderosa, por la cual se decide seguir una cuenta es porque aporta contenido valioso; de la misma forma, lo contrario, es una justificación suficiente para dejar de seguir. Un perfil de Twitter aporta valor cuando se esfuerza por construir contenido original y creativo, cuando hace una juiciosa y relevante curaduría de contenido, cuando se integra a la comunidad con opiniones, comentarios y conversaciones, entre otras actividades. La mezcla de estas tareas, en proporciones equitativas, es lo que atrae, la mezcla desigual aleja.

3. Exceso en la autopromoción

Las redes sociales son una gran herramienta para la construcción de una marca personal; a través de Twitter —o de otras plataformas— se pueden compartir logros, destrezas y opiniones, que generan visibilidad, aprobación, reputación y popularidad. Esto, cuando se usa de manera responsable y equilibrada, es benéfico; pero, cuando se abusa de ello se vuelve dañino y produce el efecto contrario: saturación, rechazo y abandono. Las cuentas que encuentran una perfecta armonía entre autopromoción, contenidos valiosos y conversaciones con la comunidad le sacan ventaja a las demás.

4. Abuso de los mensajes directos

Los mensajes directos son un mecanismo que ofrece Twitter para tener conversaciones en privado, cuando este se usa como aparato promocional es intrusivo y genera rechazo. Valerse de los mensajes directos para profundizar un dialogo, para aportar más información, para compartir opiniones íntimas, para acercar la relación o para mostrar interés y personalización demuestra un gran entendimiento y una correcta apropiación del instrumento; lo contrario, es chocante y produce bloqueos.

5. Saturación de enlaces

La curación de contenidos es una actividad popular en Twitter y que atrae a muchos seguidores. Las cuentas que se enfocan en un grupo de temáticas, y que comparten buenos enlaces sobre ellas, encuentran interesados que los premiarán con un seguir. Es verdaderamente agradable encontrar perfiles que se esfuercen por proveer contenido de calidad con frecuencia, pero, ¿eso es lo único que la cuenta sabe hacer? Si la respuesta es sí, pronto no tendrá una comunidad con la cual compartir el contenido curado. Las personas acuden a Twitter para satisfacer diversas necesidades, sí, una de ellas es obtener información sobre los temas que le interesan, pero socializar, entretenerse y discutir son también importantes. Es necesario complementar la habilidad de curar buenos contenidos con conversaciones e involucramiento.

6. Poco interés en la relación y mucho interés el Follow Back

Existe en Twitter, y en la mayoría de las redes sociales que publican el número de seguidores, la odiosa tendencia de alardear con la cantidad de seguidores. Esta ególatra actitud conduce a la mayoría a tratar de atraer seguidores valiéndose de un mecanismo reprochable: seguir indiscriminadamente para tratar de ganarse el «seguir» del otro de vuelta. Una torpeza. Twitter, por definición, es una plataforma de microblogging, que se fundamenta en la unidireccionalidad de las relaciones; es decir, que busca acercamientos honestos, no forzados. Los verdaderos objetivos de los perfiles es producir un acercamiento espontáneo, nunca amontonar seguidores para presumir. Ahora, ¿cómo saber que un nuevo seguidor solo busca el Follow Back? Fácil, antes de devolverle el seguir, revise su número de seguidos y seguidores, si son parecidos o si el primero es mayor que el segundo, es muy probable que esté ante un profesional del Follow Back.

7. Exceso de malhumor

Es perfectamente entendible que esporádicamente se usen las redes sociales para elevar una protesta frente a una injusticia o un maltrato, es entendible que en algunas circunstancias se exprese malestar, inconformismo o negatividad; pero, si esa es la constante y no la excepción, si las formas son agresivas, violentas e irrespetuosas, o si el lenguaje es inapropiado; inconscientemente podría estar ahuyentando seguidores. No queremos decir con esto que una cuenta de Twitter debe ser un paraíso lleno de optimismo, unicornios y arcoíris, simplemente creemos que nadie se apasiona por seguir el extremo negativo del espectro.

8. Abuso de las etiquetas

«La adquisición de audiencia en Twitter se fundamenta en la generación de contenido útil y de calidad».

Los hashtags son herramientas que nos ofrecen las redes sociales para clasificar y seguir corrientes de contenido, mecanismos para agrupar ideas y monitorear acontecimientos. Usarlos de forma excesiva, con la única intensión de lograr visibilidad o atraer seguidores, causa un desperdicio de caracteres que desemboca en una perdida de credibilidad. Evite el abuso de las etiquetas y reflexione sobre lo que cada una de ellas le aportará a la publicación para quedarse con las correctas y, así, integrarlas al mensaje. No se deje llevar por la ambición de obtener visibilidad y priorice el deseo de aportarle a la audiencia.

9. Cambio radical de la línea editorial

Cuando alguien toma la decisión de seguir un perfil, lo hace, en gran medida, porque se identifica y aprueba la línea editorial planteada. Es decir, valida y se interesa por la mezcla de temáticas y por la forma como se hace una aproximación a los contenidos. Si de forma unilateral, se decide cambiar esto, lo normal es que haya una deserción de seguidores. Esto no significa que un perfil no puede cambiar sus opiniones o alterar —agregando o sustrayendo temáticas— una línea editorial, hacerlo es perfectamente posible, y en muchos casos enriquecedor; lo que se plantea es que cambiar de forma radical, sin el consentimiento de la audiencia, es el principio del fin.

10. Poca o incorrecta etiqueta social

No buscamos asumir un rol de maestra de preescolar, tampoco intentamos establecer un manual de comportamiento, simplemente estamos convencidos de que las formas aportan en la comunicación y en el establecimiento y fortalecimiento de las comunidades. Dentro del abanico de formas que queremos destacar, para diseñar un buen escenario social están: tener una completa información en el perfil (una imagen adecuada y una biografía clara y descriptiva), publicar con buena ortografía y gramática, respetar los tiempos de respuesta, nunca abandonar una conversación, entre otros.


Tags: social media redes sociales community manager community management twitter reputación online gestión de reputación

Contacto

Móvil: (310) 824 6913
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.
Medellín, Colombia.