¿Cómo atinar en el diseño del presupuesto para un proyecto digital?

Conozca los cuatro rubros que se deben tener en cuenta a la hora de crear y ejecutar el presupuesto para un proyecto digital.

Tiempo estimado de lectura: 5:30
Nivel del contenido
Básico.
¿Qué aprenderá?
Con el contenido presentado identificará los rubros de acción de un proyecto digital para construir con éxito el presupuesto para su ejecución.
Perfil de lector recomendado
Emprendedores, profesionales de administración y marketing, líderes empresariales, directivos y gerentes generales.

De antemano aceptamos que el diseño de presupuestos es un tema controversial al interior de las empresas, porque los juicios de valor y los intereses individuales afectan considerablemente la forma como se asignan los recursos, así que esperamos no herir susceptibilidades.

Construir y manejar un presupuesto es una tarea complicada, básicamente porque todas las compañías cuentan con unos recursos finitos —no conocemos una organización que haga inversiones sin límite— y porque la distribución siempre estará sesgada por las motivaciones de quien toma las decisiones. Además, esta dificultad se profundiza por las múltiples posibilidades de acción que ofrecen los entornos digitales —cada una de ellas con un consumo de recursos—.

El propósito de esta publicación es ayudar a los profesionales del marketing a ser astutos y austeros, buscando la eficiencia y optimización de sus acciones digitales.

Los cuatro rubros de los proyectos digitales

«Si uno quiere ser mañana una gran empresa, debe empezar a actuar hoy mismo como si lo fuera».
Thomas J. Watson

Para comenzar, es necesario dividir el proceso de construcción y ejecución de un plan digital en cuatro etapas o rubros: el rubro estratégico, donde se analizan los competidores, se segmentan las audiencias, se discuten los objetivos y se diseña el plan general de trabajo; el rubro de desarrollo, en el que se seleccionan o construyen las herramientas o plataformas digitales necesarias para emprender lo planeado; el rubro táctico, donde se gestionan y ejecutan las actividades detalladas en el plan, y el rubro administrativo, en el que se miden y evalúan los resultados obtenidos.

Los buenos presupuestos digitales entienden la importancia de cada una de estas etapas y destinan suficientes recursos para superarlas con solvencia. Sin concentrar o dejar sin recursos a alguna. Dicho lo anterior, revisemos las particularidades de cada rubro para poder diseñar un presupuesto digital que acerque al negocio a la obtención del resultado planeado:

El rubro estratégico

El primer rubro presupuestal, el estratégico o de planeación, es clave; y por lo tanto se necesitan recursos. En esta fase del actuar digital se espera que los lideres del proyecto reflexionen y tengan claridad sobre lo que se busca; además deben definir y describir la forma como lo piensan alcanzar. Esta etapa del proceso digital que requiere acompañamiento de asesores, la capacitación del personal, la confección de buenos equipos de trabajo, la realización de investigaciones cualitativas y cuantitativas y el levantamiento de minuciosas hojas de ruta; actividades que necesitarán recursos humanos, tecnológicos y presupuestales.

El rubro de desarrollo

La etapa de desarrollo es la que, erróneamente, absorbe la mayor inversión y atención de los líderes digitales. El trabajo en ella se debe subdividir en tres frentes: la arquitectura de los escenarios, el desarrollo de las plataformas y el diseño de la apariencia gráfica. La arquitectura de los escenarios es la técnica que se encargará de proyectar, diseñar, construir y modificar las plataformas digitales que se deben ocupar o crear, es la que sirve de conector entre diseño, desarrollo y estrategia —para lograr buenos resultado aquí se requerirá de un buen arquitecto, alguien que equilibre cada una de las partes—. El desarrollo de las plataformas es la subtarea operativa que se encarga de la construcción e ingeniería de los entornos digitales. Finalmente, el diseño de la apariencia gráfica —la actividades que mayor atención atrae de los profesionales del marketing— es la responsable de darle un aspecto atractivo a la plataforma. Estas tres subdivisiones de la etapa de desarrollo también requerirán de recursos humanos, tecnológicos y presupuestales, que generalmente son subcontratados.

El rubro táctico

«¿Cómo iniciar un proyecto digital? Creando un presupuesto ajustado y eligiendo formas inteligentes de invertirlo».

La tercera etapa es la táctica. Es aquí donde se ejecutan las actividades planeadas y se diseñan las acciones para lograr los objetivos en cada una de las plataformas que se ocuparon o desarrollaron en el rubro anterior. Estas actividades, por lo general, están ligadas a aspectos de marketing digital, por lo tanto, en cada una de ellas se debe llevar a cabo un proceso de planificación, ejecución, gestión y evaluación. En vista de esto, para cada acción y su respectiva planeación, desarrollo y administración se deberá disponer de recursos. El rubro táctico es el que debería recibir la mayor atención presupuestal, porque es el encargado de vivir el día a día de las labores digitales.

El rubro administrativo

Para terminar, nos encontramos con el rubro presupuestal administrativo. Una etapa que tiene un rol trascendental en el éxito de cualquier plan. Un proyecto digital no funcionará bien si no se cuenta con una persona o equipo que lo mida, le haga seguimiento y lo administre; porque el futuro del proyecto dependerá, en gran medida, de la buena labor de sus analistas. Los analistas son los responsables de retroalimentar a la organización sobre los fallos cometidos en las anteriores fases y de diseñar acciones para la optimización. Los analistas, por lo tanto, necesitan recursos para desempeñar bien su labor en pro del mejoramiento y perfeccionamiento del proyecto y de su ejecución.

En resumen, el presupuesto de un proyecto digital está compuesto por cuatro rubros: estratégico, desarrollo, táctico y administrativo. Cada rubro consumirá recursos humanos, tecnológicos y presupuestales; y es responsabilidad de quien diseña el proyecto reservar los insumos necesarios para que el desempeño en cada una de las fases sea sobresaliente. Nuestro consejo final es destinar un presupuesto equilibrado para cada rubro, que entre en consonancia con el número de tareas; evitando concentrarse en uno y fortaleciéndolos individualmente, sin que uno crezca a expensas del otro. Porque de nada le servirá tener un gran plan si no se cuenta con los recursos necesarios para ejecutarlo, o haber desarrollado unas excelentes plataformas tecnológicas si no se dispone del personal para administrarlas. En conclusión, los buenos resultados digitales serán la consecuencia del ajustado equilibrio entre los cuatro rubros.

Tags: marketing digital, estrategia digital, gerencia, direccion estrategica, emprendimiento

Síguenos

Únete a nuestra conversación para recibir contenido exclusivo y toda la actualidad del mundo digital.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. · Móvil: 310 824 6913 · Medellín, Colombia.
Copyright © 2014

Contáctenos
1000 caracteres restantes