Blog de marketing digital: Aquí encuentras muchos artículos con trucos y consejos.

Las 13 razones por las que nadie quiere leer tu blog

Las 13 razones por las que nadie quiere leer tu blog

Dejemos a un lado el sentimentalismo y busquemos con rigor las causas por las que tu blog personal —o el de tu negocio— no atrae ni retiene lectores.

Tener un blog es una de las tácticas de atracción más potentes y efectivas del marketing digital. Un blog bien gestionado reúne lo mejor de todos los mundos: tiene elementos de interacción social, ofrece contenido de valor a las audiencias e invita a sus visitantes a consumir el sitio web para conocer la oferta de productos y servicios del negocio. Nada mal para una plataforma.

Un blog facilita la conversación y enriquece la relación entre las marca y los clientes. Además, legitima a la compañía como una verdadera líder de su sector.

Pero, para que todo eso pase, primero hay que conseguir lectores.

Las marcas deben crear blogs que aporten al negocio y a la comunidad

La primera pieza de una estrategia en redes sociales es un blog.
— Chris Brogan
La primera pieza de una estrategia en redes sociales es un blog.
— Chris Brogan

Lo primero que debe hacer una empresa para lograr un blog exitoso es sacudirse del lenguaje corporativo —ejemplo: «Apreciado comprador, estamos fascinados de tenerlo en nuestro blog y como primera medida queremos compartirle la misión y la visión de nuestra reconocida organización…», pfff, ¡chao!— y de las temáticas irrelevantes. Un blog no es un canal para compartir comunicados ni para publicar una nueva tienda o un nuevo producto. Bueno, sí lo es, pero ese tipo de contenidos debería ser una pequeñísima porción de la línea editorial.

Los blogs que atrapan a los lectores son entretenidos y están repletos de información valiosa. Son una fuente inagotable de consejos, tutoriales y contenido relacionado con los productos o los servicios o con los intereses de la comunidad que lideran.

Esos blogs que acabamos de describir son los que aportan autoridad, generan leads y agrupan lectores que se convierten rápidamente en una comunidad. Los otros son una pérdida de tiempo y de recursos.

Creemos un blog que provoque leerlo

Hacer esto no es una tarea sencilla. De hecho, es bien jodido y desgastante. Para empezar, el equipo responsable —porque esto no es tarea para una sola persona— debe crear un plan que muestre el tipo de lector y los resultados esperados. Luego, diseñar la interface en la que se cargarán los contenidos. Y, finalmente, lanzarse a la acción con paciencia y método.

¡Nos cansamos solo con pensarlo!

Sí, es un trabajo duro —no te queremos engañar en esto—, pero es muy gratificante. Un blog aporta beneficios rápidamente y que, además, son sostenibles en el tiempo.

Las 4 áreas de trabajo para crear un blog atractivo

Los blogs destacados son el fruto de una perfecta mezcla y ejecución en cuatro frentes: estrategia, tecnología, contenido y gestión. Cualquier fallo en alguna de estas cuatro áreas reducirá las probabilidades de éxito y alejará a los lectores.

¿Qué asuntos se abordan en cada frente? Son muchos, por ejemplo: en el frente estratégico se discute y se planifica el proyecto —se tipifica la audiencia y se seleccionan las temáticas que se tratarán en el blog—. En el tecnológico se ejecutan todas las tareas que buscan brindar a los lectores una plataforma estable, atractiva, robusta y veloz. Esta área se hace responsable de la implementación y la construcción de una herramienta que tenga un buen desempeño en todos los dispositivos y que facilite el consumo de las publicaciones. El frente de contenidos se encarga de nutrir el blog con nueva información para los lectores. Y, finalmente, el frente de gestión se enfoca en la creación y el cumplimiento de todos los procesos: actualización de la herramienta, publicación de los contenidos, monitoreo de las interacciones y análisis de los resultados.

Dicho de forma rápida: el éxito de tu blog —o el de tu negocio— dependerá de un plan de trabajo, de la creación de una buena herramienta, de la generación de contenido atractivo y de la vinculación de personas que lo atiendan y se preocupen por él.

La mejor forma que tiene una marca de aportar valor a una comunidad es a través de un blog.

Los 13 errores que debes evitar si quieres que las personas se lancen a leer tu blog

Entendido lo anterior, suena obvio que cualquier falla cometida en alguna de las cuatro áreas alejará a los lectores. Pero ¿qué errores se podrían cometer en cada una? A continuación presentamos los más frecuentes:

1. Los problemas estratégicos

No tener un plan es el primero de los errores. Los fallos estratégicos se originan cuando no se hace una planificación o cuando esta es deficiente.

El plan para crear un blog debe empezar dictando el camino editorial y estableciendo responsabilidades en el equipo. Además, debe enunciar, de forma clara los objetivos del proyecto y el perfil de la audiencia que se espera atraer. Si no se cuenta con ese plan, las probabilidades de error se incrementan y la captura de lectores o visitantes frecuentes se reduce.

Los desaciertos más recurrentes en el frente estratégico son tres:

  • Falta de enfoque. Muchos blogs intentan abordar múltiples temáticas o audiencias, lo que dificulta la atracción y la retención de los lectores. Bien dice: «¡El que mucho abarca, poco aprieta!». Aunque no pretendemos empujarte a la especialización extrema, simplemente planteamos que se necesita establecer un grupo reducido de temáticas y perfiles de audiencia para poder concentrar los esfuerzos allí —sobre todo en las etapas iniciales—.
  • Desconexión entre los editores y los lectores. Para atraer y retener visitantes hay que ponerse en sus zapatos. Los editores que no entienden a su público transitan el sendero hacia el fracaso. Para triunfar, los editores de un blog y los creadores de contenido deben ser conscientes de que no basta con dominar un tema para atraer una audiencia, tienen que meterse a la temática desde la perspectiva del lector. Los buenos editores deben usar su conocimiento para conectarse con la audiencia, y esto solo se logra cuando entienden las motivaciones y las expectativas de los lectores. Un blog no es un libro, un blog es un canal social.
  • Falta de integración con el ecosistema digital. Los administradores del blog deben sumarse al equipo digital de la organización para diseñar un proceso de difusión de los contenidos publicados. El blog debe coexistir con el sitio web, con las redes sociales, con la publicidad digital y con las demás acciones digitales del negocio. Y esa integración debe darse en las dos direcciones —del ecosistema hacia el blog y viceversa—. La compañía debe hacer visible el blog en el sitio web, las redes sociales, la papelería corporativa, las tarjetas de presentación; en cada pieza publicitaria y en cualquier escenario en el que el negocio entre en contacto con la audiencia. El éxito del blog no depende exclusivamente del trabajo en el contenido, sino también de su distribución.

2. Los fallos tecnológicos

El área tecnológica es la principal fuente de errores de un blog. Afortunadamente, son los más sencillos de resolver —en teoría—. Eso sí, se necesitará de un equipo de desarrollo que esté siempre actualizado con las últimas tendencias y que se comprometa con el proyecto.

Para obtener el blog anhelado por los lectores, el grupo de desarrollo deberá trabajar intensamente en cuatro puntos críticos:

  • El tiempo de carga de la plataforma. Los lectores de blogs son exigentes con los tiempos de carga y la paciencia no es su principal virtud —puedes revisar el tiempo de carga de tu blog en PageSpeed Insight de Google—. Por lo tanto, es obligatorio que la plataforma para bloguear sea veloz. Ninguna excusa es válida en este apartado. El equipo debe trabajar en la reducción de los tiempos de carga si quiere que los lectores se sientan cómodos y vuelvan. Los asuntos importantes para conseguir esto son: (i) contratar un servidor eficiente y robusto, (ii) optimizar constantemente el peso de las imágenes y los contenidos multimedia adjuntados a los artículos publicados, (iii) desarrollar una codificación sencilla y funcional —usar un administrador de contenido, como WordPress, es una buena idea para solucionar esto—, y (iv) crear un diseño gráfico enriquecido pero liviano. ¡Ojo! La idea no es sacrificar la apariencia del blog ni sus funcionalidades para mejorar los tiempos de carga, pero tampoco se pueden afectar estos tiempos buscando una plataforma excepcional.
  • La optimización para los motores de búsqueda. Aquí fallan muchos. Un bloguero —o un negocio con espíritu de bloguero— necesita entender que cada publicación se comporta como una nueva página y, como cualquier página, debe ser indexada por los motores de búsqueda para poder conseguir visibilidad. Cada contenido agregado debe ser visto como una nueva oportunidad para atraer lectores y, en esa tarea, los motores de búsqueda juegan un rol preponderante. Entonces, lo que tienen que hacer los desarrolladores del blog es prepararlo tecnológicamente para que este proceso sea sencillo en la cotidianidad.
  • La adaptación del blog a los dispositivos móviles. Actualmente, el diseño adaptativo —o como se le conoce en la jerga digital: responsive design— es cosa del pasado. El mandato ahora es mobile first —pensar primero en la forma como se despliega el blog en el móvil y luego adaptarlo para los computadores de escritorio—. Cualquier iniciativa digital, y mucho más si esta se centra en la distribución de contenidos, debe prepararse para recibir tráfico desde cualquier tipo de dispositivo —teléfonos, tablets o computadores—. Limitar o dificultar este acceso y consumo —por temas de adaptabilidad— es un grave error que atentará contra la atracción y la retención de lectores.
  • La organización de los contenidos. Cuando se construye un blog, se debe crear una arquitectura de la información clara y simple —¿no entiendes qué carajos es la arquitectura de la información? En este artículo lo explicamos en detalle—. Con una arquitectura sencilla se estarán dando pasos certeros para aumentar la navegación por los contenidos. Un buen blog debe tener categorías, secciones y etiquetas —taxonomía de la información, en el lenguaje de los desarrolladores web— fáciles de entender para que el lector pueda consumir lo que le interese. De nada servirá tener muchos contenidos si el acceso a estos es confuso o desordenado. Ten siempre presente que mientras más sencilla sea tu arquitectura de la información, mayor consumo de contenidos tendrás.

3. Los desaciertos en el contenido

El tercer eslabón de la cadena es la línea editorial. El contenido es la esencia de un blog, es lo que atrae o aleja, es lo que lo hace visible o lo mantiene en el anonimato. El lenguaje, el tono, el estilo, las temáticas, etcétera, hacen parte de este frente.

El contenido es una de las áreas más susceptibles al fallo, consciente o inconscientemente. Las tres causas principales de alejamiento de los lectores producidas por el contenido son:

  • Un estilo aburrido. Ya lo dijimos: el contenido no puede ser corporativo. ¡Tiene que enamorar, entretener y aportarle al lector! Debemos darnos la oportunidad de construir contenidos informales, conversacionales e ingeniosos o contar historias con un toque humano a la comunicación. Para lograr esto de forma eficiente; la redacción, las imágenes, los videos y todos los elementos que acompañan el contenido tienen que ser coherentes con la audiencia y con las intenciones de comunicación. La forma no se puede tratar como un asunto menor. Además, la gramática, la ortografía y la redacción tienen que respetar las normas sin violentar el lenguaje de los lectores. Los editores de un blog deben bajarse del pedestal del conocimiento y aprender que esto es una acción de marketing que involucra múltiples perfiles —diseñadores gráficos, editores de video, correctores de estilo, etc.—.
  • Una línea editorial excesivamente comercial. Un blog es una excelente herramienta para capturar prospectos en la parte superior del embudo de conversión —para aprender más sobre estos, te recomendamos ver este video— y con ese fin se deben diseñar las acciones de marketing digital. No uses tu blog como un canal de masificación de los productos o los servicios; trátalo como un espacio para acercarte, a través de contenidos que aporten valor, a las personas susceptibles de convertirse en tus clientes. Si te concentras en lo que les importa a tus lectores y te alejas solo un poco de lo que necesita transmitir tu negocio estarás más cerca de retener y establecer relaciones honestas y fructíferas con tu audiencia.
  • Centrarse en la cantidad y no en la calidad. Lo que hace que un blog se destaque no es cuánto se publica, sino qué se publica. Los gestores que se comprometen con el contenido que aporta valor y dejan de lado esa dinámica de obligatoriedad de publicación sobresalen en el mundo digital. Cuando una publicación se hace solo por cumplir con la rutina, alejará más de lo que atraerá. Hablemos menos y llenemos el blog de contenido valioso, esa es la mejor estrategia disponible.

4. Los errores en la gestión

La última de las áreas sensibles al error es la gestión. En ella son muchos los posibles fallos: desde la publicación de un comentario desafortunado hasta una simple falta de ortografía. Cualquiera de estos puede causar una baja lectura y, sobre todo, una paupérrima tasa de retorno.

En este apartado los errores que acarrean un mayor peligro para la atracción y retención de lectores son tres:

  • Inconsistente frecuencia de publicación. Una de las primeras tareas que enfrentan los editores y los gestores de un blog es el establecimiento de la frecuencia de publicación —¿cada cuantas horas o días se publicará contenido nuevo en el blog?—. Esta decisión se debe tomar durante la planificación de la estrategia y ejecutarse durante la gestión. No debería existir una ruptura entre lo planeado y lo ejecutado. Para evitar la inconsistencia en la frecuencia de publicación es fundamental diseñar un calendario editorial que regule los periodos de presencia y ausencia de nuevos contenidos. Con el calendario editorial se evitará que los visitantes se frustren por una baja periodicidad de publicación o se saturen cuando esta es alta.
  • Poca atención a las interacciones. Otra de las razones que alejan a los lectores del blog es la baja atención de los administradores hacia los comentarios. Un blog necesita que quienes lo gestionan estén prestos a la conversación y dispuestos a responder las preguntas. Ser muy activo con las interacciones es la única forma que conocemos de construir una comunidad altamente involucrada con el negocio. Cuando se actúa con rapidez y diligencia frente a las interacciones, los lectores se sienten parte de un grupo con intereses similares y son más propensos a volver. Deja de mirar el blog como un muro unidireccional de contenido y empieza a verlo como lo que es: un canal social para involucrarte con tu comunidad de lectores.
  • Alejarte de la blogosfera. Lograr el éxito solo, sin involucrarse con los demás miembros de la blogosfera —término bajo el cual se agrupa a la totalidad de weblogs—, es muy difícil. Aquellas compañías que se suman y colaboran con la comunidad de blogueros recibirán una mayor visibilidad. Para triunfar, vale la pena participar y abrirse a otros blogs.
¡Compártelo con tus amigos!
Share on email
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
¿Necesitas que te ayudemos a planificar y diseñar un blog con contenidos atrapantes para tu negocio?

¿Buscas un servicio de marketing digital?

Tenemos los servicios para revolucionar tu actividad digital. Completa los datos y conócelos_