Las 12 mentiras del marketing en las redes sociales

Las 12 mentiras del marketing en las redes sociales

Revisemos las mentiras —no piadosas— que se repiten con más frecuencia sobre el marketing en las redes sociales; esas que de tanto decirse ya suenan a verdades y les hacen mucho daño a los negocios.

Las redes sociales son el canal más eficaz para encontrarse con clientes y prospectos; dialogar y establecer relaciones, y construir una comunidad alrededor de la marca, el producto o el servicio. ¡Eso no lo puede discutir nadie! Las redes sociales están repletas de oportunidades para las personas y los negocios que se deciden a tomarlas en serio, para quienes construyen un plan claro, destinan recursos y asignan responsabilidades a un equipo capacitado.

La próxima vez que escuches un mito sobre las redes sociales, cuestiónalo.
— Dan Zarrella
La próxima vez que escuches un mito sobre las redes sociales, cuestiónalo.
— Dan Zarrella

Nosotros no tenemos ningún problema con las redes sociales, todo lo contrario, las defendemos con todas nuestras fuerzas. Aunque, siendo honestos, no nos toca hacer mucho esfuerzo, porque los hechos hablan por sí solos. Son cada vez más notorios los casos de éxito de las organizaciones que transformaron su realidad gracias a las redes sociales. Las historias de empresas sacando provecho de estas plataformas son muy frecuentes en la actualidad. Sin embargo, ese éxito ha seducido a muchos, ha creado confusión y ha facilitado el surgimiento de mitos falsos —promovidos por cazadores de incautos—.

En el marketing en las redes sociales abundan las mentiras

No te vamos a decir que cada vez que se repite una de las mentiras del marketing en las redes sociales se muere un oso panda en China, pero sí se afecta indirectamente el desempeño de una empresa y se deteriora la confianza en las acciones digitales. ¡Y a nosotros nos hierve la sangre! ¡Esto hay que repetirlo hasta que nos entre el mensaje en la cabeza!

Pero las redes sociales no son las culpables de la retahíla de tonterías que se dicen a diario sobre ellas, los culpables somos los marketeros, porque nosotros deberíamos estar combatiendo con vehemencia a quienes dicen bobadas disfrazadas de trucos milagrosos para triunfar en tiempo récord. Nosotros deberíamos unirnos en una brigada intensa para desmantelar esos falsos mitos que muchos promueven. Así garantizaríamos el futuro de nuestra industria y ayudaríamos a los negocios a apropiarse de las herramientas sociales para conseguir resultados reales.

Ninguna tecnología, por buena o innovadora que sea, traerá buenos resultados por sí sola.

Mentiras del marketing en redes sociales que destruyen negocios

¡No hay recetas mágicas para triunfar en las redes sociales! Eso es lo primero. Lo dijimos. Fin. No, mentiras. Conseguir resultados en las plataformas sociales es un trabajo arduo, que requiere un plan, una magnífica ejecución y una medición minuciosa. También del entendimiento profundo de cada plataforma —sacándose las cucarachas que muchos insisten en meternos en la cabeza—, de sus posibilidades y de su audiencia.

Nosotros queremos aportarte en el entendimiento de las plataformas y creemos que la mejor forma es mostrándote lo que no es verdad, pero que sí te lo dicen constantemente. A continuación, presentamos las doce mentiras del marketing en redes sociales que no te van a dejar progresar en ellas:

1. Las redes sociales son gratis

Que el acceso a las plataformas no tenga costo no significa que tener una presencia eficiente en ellas sea gratuito. ¡Las redes sociales para los negocios no son gratis! Ejecutar una estrategia en estas plataformas requiere recursos humanos, tecnológicos y presupuestales. Es imposible desarrollar una actividad exitosa en las redes sociales sin herramientas, sin un equipo y sin plata para acciones promocionales. No te sigas engañando, no se puede sobresalir en el mundo digital a cero costo.

2. En las redes sociales no hay reglas

¿No tienen reglas? Vaya ponga una foto de una mujer amamantando en Instagram o promueva un hashtag que se pueda sacar de contexto en Twitter y luego hablamos. Las redes sociales sí tienen reglas y vale la pena conocerlas antes de lanzarse a ellas. De lo contrario, pondrás en riesgo la reputación de tu negocio. Y recuperarse de un golpe reputacional, si es que te recuperas, te puede salir muy caro. Pero no nos referimos solo a las reglas establecidas por las empresas —porque Facebook, YouTube e Instagram son empresas, con juntas directivas y reglamentos corporativos, por si no lo sabías—, también hablamos de las reglas tácitas de esas comunidades, ese código de comportamiento instaurado por los usuarios. Asimilarlo y respetarlo será el punto de partida para la obtención de beneficios y la creación de una comunidad. Ignorarlo será el principio del fin.

3. Las redes sociales son peligrosas

Una red social es un espacio simétrico. Es un lugar en el que las críticas y los elogios conviven, y donde la aceptación de ambos debe ser un principio rector. Esta realidad hace que las redes sociales tengan una influencia activa sobre la reputación corporativa, pero esto no debe ser visto como una amenaza, sino como una obligación de seguimiento minucioso y de atención inmediata a las necesidades y las conversaciones con la audiencia. Si un negocio sigue atemorizado por esta posibilidad, debe convencerse de que es mucho más peligroso no estar en ellas e ignorar lo que allí se conversa. No, las redes sociales no son peligrosas, lo peligroso es tener una actividad torpe en ellas.

4. No se puede medir el retorno sobre la inversión en las redes sociales

Quienes afirman esto planean poco y tienen un evidente desconocimiento de las posibilidades métricas que ofrecen las redes sociales. Calcular el ROI —retorno de la inversión, por la sigla en inglés de return on investment— es una tarea cada vez más sencilla. Para lograrlo, lo único que se necesita es tener claro un objetivo y luego medir su consecución. ¡Simple!

5. Las redes sociales pueden reemplazar un sitio web

Mmmm… no. Definitivamente, no. Para los esfuerzos de comunicación, quizá, pero es que la estrategia digital requiere algo más que ese esfuercito. Un sitio web ofrece oportunidades y controles que no tiene ninguna red social. Sumar es uno de los principios elementales del marketing digital y no es entendible que alguien quiera renunciar a la oportunidad de profundizar en una presencia digital que se soporte en diferentes plataformas, sobre todo cuando el sitio web es un activo propio y las redes sociales no.

6. Las redes sociales son un canal para publicar sin parar

A primera vista, las redes sociales se pueden percibir como un megáfono barato y de gran alcance. Y puede que lo sean, pero es una visión obtusa. Las redes sociales son canales de relacionamiento. ¿Qué parte de «social» no queda clara? Lo que se debe fomentar en ellas no es la publicación indiscriminada, sino la interacción con la audiencia. Todo surgirá de la conversación: la comercialización de productos y servicios, la investigación de mercados, la exploración de nuevos nichos de clientes y mucho más. No caigas en la trampa facilista de convertir una poderosa herramienta en un simple altoparlante.

7. Se debe estar presente en todas las redes sociales

Abrir una tienda en todos los centros comerciales de la ciudad vale. Tener presencia en todas las redes sociales también. Estar en todo es una clara muestra de desenfoque. Ningún negocio tiene recursos ilimitados, por lo tanto debe pensar y escoger los canales que mejor se adapten a sus objetivos, audiencia y producto o servicio. Cada presencia y cada acción necesitarán personas, presupuestos y herramientas tecnológicas para llevarse a cabo. En consecuencia, cada perfil social debe ser pensado y ajustado según una estrategia clara.

8. Se debe concentrar la actividad en una única red social

Lo opuesto a lo planteado en el punto anterior también es una mentira repetitiva. Poner todos los huevos en una sola canasta puede ser barato, pero podría ser un error costoso. Aunque el enfoque es importante para las compañías, la creación de un conjunto de redes sociales puede aumentar la visibilidad y el conocimiento de marca. Además, disminuye el riesgo, porque siempre debes tener presente que hacer presencia en una red social es como construir tu casa en un lote alquilado —eres el dueño de tu cuenta, pero no de la plataforma; y esa plataforma te puede cortar o perder popularidad en cualquier momento—.

9. Las redes sociales pueden ser gestionadas por cualquiera

Esto nos da tos seca, fiebre y dificultad para respirar. Esta mentira se ha propagado más que un virus. ¡No y mil veces no! Estar al frente de las redes sociales de un negocio es una tarea de extrema responsabilidad. Quien lo hace es, nada más y nada menos, que la cara de esa empresa frente a una comunidad. El community manager es un personaje con un rol crítico en la actualidad; es la persona encargada de propagar la imagen y la reputación de las organizaciones al resto del mundo. ¿Entregarías esta responsabilidad a cualquiera? ¡Ni pensarlo! Es imprescindible que las personas asignadas para trabajar en las redes sociales tengan la capacitación, el plan y el criterio suficientes para asumir el rol de ser la voz del negocio.

10. Las redes sociales solo son usadas por la gente joven

Este es el viejo truco de aquellos que quieren restar importancia a las redes sociales porque se están viendo afectados económicamente por el florecimiento de esta nueva forma de comercializar productos o servicios. No les sigas el juego a esos pocos que quieren perpetuar las viejas formas de publicidad y marketing. No es verdad. Entra a audience insight de Facebook y comprueba con tus propios ojos la demografía de los usuarios de esta red social en cada país. Una mirada rápida de esta herramienta destruye esta mentira.

11. Yo me vi un video en YouTube que dice que para triunfar tengo que publicar todos los días

Bueno, nosotros nos vimos otro que dice que la Tierra es plana y se oían muy convincentes, ¡pero no! No te comas el cuento de los vendedores de trucos: ¡no hay recetas mágicas!

12. Se debe generar mucho contenido para tener éxito

Hablar extenso, con frecuencia y sobre una gran cantidad de temas puede ser un coctel destructivo. Menos puede ser más. Compartir información interesante y relevante es la clave. Saca de la ecuación lo técnico —longitud del contenido, frecuencia, etc.— y concéntrate en lo importante: la calidad de lo que publicas.

Ideas clave del artículo

  1. Las redes sociales son el canal más eficaz para encontrarse con clientes y prospectos; dialogar y establecer relaciones, y construir una comunidad alrededor de la marca, el producto o el servicio. Las redes sociales están repletas de oportunidades para las personas y los negocios.
  2. ¡No hay recetas mágicas para triunfar en las redes sociales! Eso es lo primero. Conseguir resultados en las plataformas sociales es un trabajo arduo, que requiere un plan, una magnífica ejecución y una medición minuciosa. También del entendimiento profundo de cada plataforma, de sus posibilidades y de su audiencia.
  3. ¡Las redes sociales para los negocios no son gratis! Ejecutar una estrategia en estas plataformas requiere recursos humanos, tecnológicos y presupuestales. Las redes sociales sí tienen reglas y vale la pena conocerlas antes de lanzarse a ellas. De lo contrario, pondrás en riesgo la reputación de tu negocio.
  4. Una red social es un espacio simétrico. Es un lugar en el que las críticas y los elogios conviven, y donde la aceptación de ambos debe ser un principio rector. Esta realidad hace que las redes sociales tengan una influencia activa sobre la reputación corporativa, pero esto no debe ser visto como una amenaza, sino como una obligación de seguimiento minucioso.
  5. Quienes afirman que en las redes sociales no se puede medir el retorno sobre la inversión planean poco y tienen un evidente desconocimiento de las posibilidades métricas que estas ofrecen. Calcular el ROI —retorno de la inversión, por la sigla en inglés de return on investment— es una tarea cada vez más sencilla.
  6. No. Las redes sociales no pueden reemplazar un sitio web. Un sitio web ofrece oportunidades y controles que no tiene ninguna red social. El sitio web es un activo propio y las redes sociales no.
  7. A primera vista, las redes sociales se pueden percibir como un megáfono barato y de gran alcance. Y puede que lo sean, pero es una visión obtusa. Las redes sociales son canales de relacionamiento. ¿Qué parte de «social» no queda clara? Lo que se debe fomentar en ellas no es la publicación indiscriminada, sino la interacción con la audiencia.
  8. Esto nos da tos seca, fiebre y dificultad para respirar. Esta mentira se ha propagado más que un virus. ¡No y mil veces no! Estar al frente de las redes sociales de un negocio es una tarea de extrema responsabilidad. Quien lo hace es, nada más y nada menos, que la cara de esa empresa frente a una comunidad.
  9. ¿Las redes sociales solo son usadas por la gente joven? Este es el viejo truco de aquellos que quieren restar importancia a las redes sociales porque se están viendo afectados económicamente por el florecimiento de esta nueva forma de comercializar productos o servicios. No les sigas el juego a esos pocos que quieren perpetuar las viejas formas de publicidad y marketing.
  10. Hablar extenso, con frecuencia y sobre una gran cantidad de temas puede ser un coctel destructivo. Menos puede ser más. Compartir información interesante y relevante es la clave. Saca de la ecuación lo técnico —longitud del contenido, frecuencia, etc.— y concéntrate en lo importante: la calidad de lo que publicas.
¡Compártelo con tus amigos!
Share on email
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
¿Necesitas que te apoyemos con la construcción y ejecución de tu estrategia en redes sociales?

¿Buscas un servicio de marketing digital?

Tenemos los servicios para revolucionar tu actividad digital. Completa los datos y conócelos_