La arquitectura de la información es la base de la experiencia de usuario

La arquitectura de la información es la base de la experiencia de usuario. Ejemplos de arquitectura de la información. Funciones de la arquitectura de la información.

Interioricemos la forma de crear una excelente arquitectura de la información para poder diseñar sitios web fáciles de consumir, entender y navegar.

La experiencia de usuario —UX, acrónimo en inglés de User Experience— es una de las actividades digitales que mayor atención recibe en la actualidad. Esto se debe a la proliferación de dispositivos que hoy tiene el mercado y a que los negocios han entendido que luchar únicamente en el campo de la atracción de nuevos usuarios, sin preocuparse por la retención, atenta contra sus resultados futuros; porque atraer sin retener es costoso e ineficiente.

Pero, ¿qué es la experiencia de usuario? Existen dos ángulos para entenderla: desde lo estratégico y desde lo analítico. En el primer caso, la experiencia de usuario es la planificación, diseño y seguimiento de los factores y elementos relativos a la interacción de las personas con los productos o los servicios a través de los dispositivos. Y en el segundo, es la revisión y el análisis de la percepción —positiva o negativa— de las personas cuando interactúan con productos o servicios a través de los dispositivos. En pocas palabras, la experiencia de usuario es una disciplina del mundo digital que sirve para planificar y analizar la interacción entre humanos y aparatos.

Ahora, por definición, la experiencia de usuario depende de cuatro áreas de trabajo en lo digital que son: arquitectura de la información, usabilidad, accesibilidad y diseño de la interacción. Todas estas áreas tienen la misma importancia y están correlacionadas, tanto así que el trabajo que se realice en una se reflejará en la otra. Es decir, que una buena arquitectura de la información aportará en la usabilidad, una excelente usabilidad en la accesibilidad y así sucesivamente. En consecuencia, preocuparse por la arquitectura de la información significa poner un buen punto de partida para crear una magnífica experiencia de usuario.

Entendamos la arquitectura de la información

La arquitectura de la Información —IA, acrónimo en inglés de Information Architecture— es un proceso de análisis e investigación que busca organizar, estructurar y clasificar la información dentro de un sitio o plataforma web para que sea fácilmente encontrada, usada y comprendida por quien la necesita. Por lo tanto, el arquitecto de la información es la persona que se encarga de que los usuarios entiendan con facilidad y rapidez la organización y la ubicación de los contenidos dentro de un sitio web.

Como concepto, en el contexto digital, la arquitectura de la información empezó a usarse en 1959 por la empresa IBM. Pero fue Richard Saul Wurman —fundador de TED talks—, en 1975, quien usó por primera vez el término arquitectura de la información en su libro Information Arquitects. Sin embargo, solo hasta 1998, Louis Rosenfeld y Peter Morville publicaron Information Architecture for the World Wide Web —conocido como el «Libro del oso polar»—. En ese documento se adaptó el término al ámbito del diseño de sitios web y se sentaron las bases de esta disciplina.

Desde aquel entonces, el principal objetivo de la arquitectura de la información fue facilitar la comprensión y la asimilación para el consumo y la organización de la información y entender las tareas que ejecutan los usuarios en un espacio de información definido. Adicionalmente, la arquitectura de la información busca: (i) poner la información a disposición del usuario de una manera clara, relevante y significativa —para tratar de hacer comprensible lo complejo— y (ii) reducir las tasas de insatisfacción del usuario, causada por no encontrar lo que busca o necesita.

Los 10 pasos para lograr una excelente arquitectura de la información

Cuando se trabaja en la arquitectura de la información de un sitio web lo que se busca es articular —con un conjunto de técnicas— el desarrollo y la producción de espacios de información. Esto se hace para que el usuario asimile los contenidos de forma eficiente y efectiva y para que el sitio web sea accesible y usable. Es decir, que la arquitectura de la información es la disciplina que se encargará de:

  1. Aclarar el objetivo general y específico del sitio web que se va a crear.
  2. Definir, segmentar y entender a cada una de las audiencias que usarán la información que contendrá el sitio web.
  3. Diseñar la interacción que existirá entre los usuarios y el sitio web.
  4. Diseñar el árbol de navegación por los contenidos que los usuarios tendrán a su disposición en el sitio web.
  5. Etiquetar y clasificar cada uno de los contenidos que se publicarán en el sitio web.
  6. Planificar, gestionar y desarrollar cada contenido que estará disponible en el sitio web.
  7. Simplificar las interfaces para la búsqueda de contenidos dentro del sitio web.
  8. Garantizar una excelente usabilidad del sitio web en todos los dispositivos.
  9. Garantizar la accesibilidad al sitio web desde cualquier tipo de dispositivo o conexión.
  10. A partir de los resultados, retroalimentar cada uno de los procesos de optimización del sitio web.

Los 4 sistemas para crear una correcta arquitectura de la información

Para crear la arquitectura de la información que garantizará el éxito de tu sitio web lo primero que se debes hacer es nombrar a quien será —una persona o equipo— el arquitecto. Una vez superada esa etapa de asignación del rol, el o los arquitectos podrán trabajar dentro de la organización en las tareas de estructuración y recolección de los contenidos. Y para hacer esto correctamente lo conveniente es apoyarse en los siguientes cuatro sistemas:

1. El sistema de organización de los contenidos

En esta primera etapa del proceso se debe definir cómo se agruparán —las categorías y subcategorías que crearemos—, organizarán —mecanismos para encontrar con facilidad— y priorizarán —niveles de importancia— los contenidos. Existen muchos tipos de sistemas de organización, pero los más reconocidos son: alfabético, cronológico, temático, por ubicación geográfica, por solución o necesidades que satisfacen, por tipo de audiencia a la que van dirigidos o por características físicas. Elije o crea un sistema de organización y trabaja en su implementación dentro del sitio web. Haciendo esto lograrás que tu contenido sea fácil de consumir.

2. El sistema de navegación por los contenidos

La mejor forma de conquistar una sociedad sobrecomunicada como la actual es sobresimplificar el mensaje.
— Al Ries
La mejor forma de conquistar una sociedad sobrecomunicada como la actual es sobresimplificar el mensaje.
— Al Ries

La construcción de la forma de navegación del sitio web tiene un alto impacto en la cantidad de contenidos que consumirá el usuario. De igual manera, las rutas de navegación sirven para que el tránsito a través de la información sea natural y simple. Los principales sistemas de navegación son: jerárquico —cuando la información se anida en carpetas y subcarpetas—, matricial —cuando se usan múltiples criterios jerárquicos— o contextual —cuando se usa el grado de relevancia entre los contenidos para sugerir la navegación—.

3. El sistema para el etiquetado de los contenidos

La selección y la unificación de los rótulos agregan mecanismos de organización y navegación poderosos y versátiles al sitio web. Las etiquetas son una herramienta que aporta alternativas de asociación y consumo para el usuario y los contenidos. El trabajo en esta etapa de la construcción de la arquitectura de la información es crear o elegir las etiquetas para luego asignar a cada contenido aquellas que sean relevantes.

4. El sistema para la búsqueda de contenidos

Si el usuario experimenta una fácil exploración, consumo y recuperación de los contenidos, el éxito estará garantizado. Pero si además agregamos una interfaz simple e intuitiva para que el usuario pueda acceder a lo que no es visible en el primer nivel de consumo, estaremos dando la posibilidad de alcanzar toda la información disponible en el sitio web. Recuerda que lo que no se encuentra, no se puede utilizar.

La arquitectura de la información trata de hacer comprensible lo complejo.

Los 6 consejos para mejorar la arquitectura de la información

Para terminar y aportar un poco más a los arquitectos de la información, queremos compartir seis cortos e importantes consejos que ayudarán al mejoramiento de la arquitectura de la información del sitio web:

1. Hacer que las cosas sean lógicas y reconocibles. Cuando se construye la arquitectura de la información de un sitio web es recomendable tomar como ejemplo los sitios o las plataformas más usadas por la audiencia. Apropiarse de esos casos de éxito sirve para tomar las mejores decisiones para la organización de los contenidos. Aprende de los que triunfan y dale al usuario un ambiente cuya estructura le sea familiar. Mientras menos nuevos conceptos organizativos tenga que aprender el usuario, mejor.

2. Planificar para que todo sea escalable. Los sitios web y sus contenidos crecerán con el tiempo. Esa es una verdad que aplica para cualquier tipo de negocio. Es por esto que el arquitecto de la información debe diseñar todo para que se pueda escalar. Ábrete a la posibilidad de incorporar nuevos contenidos, etiquetas, categorías o subcategorías, rutas de navegación y demás elementos.

3. Proteger los detalles. Muchas veces los pequeños detalles entorpecen la arquitectura de la información. El arquitecto y el gestor de la plataforma, entonces, deben ser claros con la elección de las etiquetas, con el nombrado dae los contenidos, con las palabras y las formas que usa para comunicar. Si no se presta atención a estos pequeños detalles, se atentará contra la arquitectura de la información. Recuerda que el trabajo en la arquitectura de la información no tiene un final.

4. Limitar las opciones. Ofrecer muchas alternativas puede causar mucha confusión en los usuarios. Es preferible esforzarse para comunicar y educar al usuario, que hacerlo para generar variantes de navegación o formas creativas de organización. Con esto no queremos decir que sea un error buscar formas creativas de organizar o navegar, sino que excederse en alternativas puede ser contraproducente.

5. Trabajar obsesivamente en el perfeccionamiento del buscador. Un buscador robusto, intuitivo y que ofrezca siempre un resultado soluciona cualquier omisión o pequeño error que se cometa en el diseño de la arquitectura de la información. Dedica tiempo y recursos a la optimización de esta herramienta para elevar la experiencia de usuario del sitio web.

6. Agregar herramientas que aporten a la experiencia de usuario. Existen muchas herramientas tecnológicas que apoyan la arquitectura de la información, explóralas, úsalas y promuévelas dentro de la organización y los usuarios. Algunas de las herramientas que podrías agregar al sitio web, que mejorarían la experiencia de usuario, son: el mapa de sitio, las migas de pan, el menú por categorías o fechas, entre otras.

¡Compártelo con tus amigos!
Share on email
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
¿Necesitas que te ayudemos con la planificación, el diseño y el desarrollo del sitio web de tu negocio?

¿Buscas un servicio de marketing digital?

Tenemos los servicios para revolucionar tu actividad digital. Completa los datos y conócelos_